jueves, 31 de octubre de 2013

Hallowen, una esquela en ABC y la paella de escabeche: ingredientes para la magia 2.0



Esta noche es Halloween y mañana el Día de todos los santos, así que no puede haber mejor ocasión para hablar de un difunto y convertirle en protagonista de una historia. En este caso, una anécdota que vuelve a confirmar la extraordinaria capacidad de las redes para poner en contacto a personas y, a partir de ahí, propiciar momentos emocionantes, incluso mágicos. 

Porque no lo olvidemos, las tecnologías de la información solo son importantes en la medida en la que abren nuevas oportunidades para la satisfacción de los anhelos humanos. Cuando no es así, el avance tecnológico es inútil cachivache, a lo sumo simple atrezo en una absurda teatralización del progreso.

Una vez más, el origen de un suceso digital se inició en el mundo analógico. Fue en el añejo papel de periódico de ese diario tan tradicional que es el ABC, y en una de las secciones de mayor solera: la dedicada a las esquelas. Allí me encontré con este sorprendente texto que me pareció de interés para compartir en twitter, con una leve referencia a una cuestión que me preocupa, como es el fin de la prensa de papel.

Durante la jornada, este tuit se compartió en la redes hasta que, ya de noche, cuando lo había olvidado, recibí este mensaje de la hija del difunto.
Y luego éste otro.
No sé qué os parece a vosotros pero a mí me emocionó, y así lo dije.


El caso es que esta pequeña historia vuelve a responder a las dudas que me asaltan de vez en cuando sobre la utilidad de mi presencia en redes. Aunque solo sea por la posibilidad de experimentar estos momentos tan especiales, creo que merece la pena. Porque las personas, en redes o no, merecemos la pena.

Sirva este texto como homenaje a Miguel Ángel Morata Galarza que dejó aquí el amor de los suyos y se llevó a la tumba la receta de la… ¿paella de escabeche?
 El ingenio humano no tiene límites.

4 comentarios:

  1. Qué historia tan bonita... Felicidades a los dos

    ResponderEliminar
  2. Arroz con atún con escabeche no es paella: es arroz con atún. Firmado: un valenciano.

    ResponderEliminar
  3. Me quedo con esta parte de tu texto. "El caso es que esta pequeña historia vuelve a responder a las dudas que me asaltan de vez en cuando sobre la utilidad de mi presencia en redes. Aunque solo sea por la posibilidad de experimentar estos momentos tan especiales, creo que merece la pena. Porque las personas, en redes o no, merecemos la pena." Y, aunque no te lo creas, tengo tu texto en reserva,a finales de enero, que se cumple un año de que escribieses si se podía ser amigo de un avatar. Un año da para muchos cambios, y sigue de actualidad tu texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tú eres la prueba de que es posible amistad entre avatares. :-)

      Eliminar