jueves, 12 de mayo de 2016

La única perversión aceptable ya 
es la del lenguaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario