lunes, 21 de septiembre de 2015

Ya sea en papel, piedra o tijera: periodismo



Estos días vivimos una exaltación del papel como formato periodístico al hilo del impulso que ha dado El Mundo a su edición dominical, con el lanzamiento de la revista PAPEL, y la nueva presencia en quioscos del semanario Ahora

En las redes se han compartido con entusiasmo imágenes de estas publicaciones reivindicando hábitos pre-digitales (qué raro, ¿no?) y Arcadi Espada ha publicado una muy interesante columna en la que destaca el orden, claridad y jerarquía que aporta el papel frente al tótum revolútum digital. Yo mismo he ensalzado de nuevo la fuerza simbólica y capacidad para generar opinión de este soporte.



Sin embargo, más allá del debate sobre tal o cual continente -que a mí me parece superado, desde hace años, por la realidad digital- están los contenidos, las historias. Me refiero al periodismo que aporta valiosas coordenadas para no perdernos en el torbellino de esta realidad líquida. Un océano digital en el que el ruido de las olas formadas por millones voces nos impiden escuchar el rumbo marcado por las, cada día que pasa, más escasas certezas.


Y, por eso, mis dedos manchados de tinta pulsaron sobre la pantalla táctil del smartphone para compartir en Twitter la gran historia escrita por Pedro Simón en El Mundo, que yo hubiera leído escrita en piedra, en papel, en el filo de una tijera o, incluso, en agua. Lo llaman buen periodismo.


Sirva como coda simpática de este texto la referencia a este tuit que El Mundo hace en su edición del lunes en una información titulada “Tuiteros que compran papel”. En realidad, yo compro historias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario