miércoles, 14 de enero de 2015

Periodismo en venta, comunicación de saldo



“Estaremos encantados de recoger cualquier tipo de información en nuestro diario, y además de forma ampliada, cuando volvamos a estar incluidos en las planificaciones publicitarias de su compañía”. 

Conservo este correo electrónico, con el que un medio respondió al envío de un comunicado de prensa, para recordarme la complejidad de las relaciones entre comunicadores y medios de información, marcadas por el interés objetivo de los hechos pero también por factores variopintos como el momento elegido para el envío, la situación profesional del periodista, la inversión publicitaria o las relaciones personales.

La decisión de publicar la información que llega a la bandeja de entrada del correo del periodista surge de un proceso complejo cuyo desenlace plantea elevados niveles de incertidumbre. De hecho, siempre he pensado que un buen comunicador se distingue por su capacidad para, haciendo uso de su conocimiento y experiencia, reducir la incertidumbre sobre el resultado de la acción de comunicación, algo que le permite plantear estrategias más eficaces, con resultados más previsibles. Lo cual no debe hacernos olvidar que, en este campo, causalidad y casualidad conviven con cierta naturalidad y lo que se estima consecuencia es, en ocasiones, simple concurrencia.

Sin embargo, como apunta el párrafo que encabeza este texto –que refleja una anécdota y no una categoría-, el interés crematístico ha adquirido un peso creciente en la decisión editorial, en especial durante estos últimos años de crisis brutal de los medios de información.

En los tradicionales muros que separan las redacciones y los departamentos de publicidad se abren ventanas y, en el otro lado, el de las empresas que actúan como fuentes, comunicación y el marketing comparten cama con cierta naturalidad bajo unas sábanas estampadas con el lema “Si no vende no sirve”. Ya se sabe que, cuando la pobreza entra por la puerta, los principios huyen por la ventana.

Hablo de “ambos lados de la trinchera”, en terminología de la Asociación de la Prensa de Madrid, porque en este proceso de degradación de la información y la comunicación la responsabilidad es compartida. La deuda se adquiere porque alguien pide y otro ofrece, y al revés.

 

A mi modo de ver, esa deuda la paga la audiencia del medio que chalanea con el producto que pretende comercializar, ya defectuoso, pero también el periodismo y la comunicación corporativa. El periodismo, porque pierde el principal valor que permite poner precio a su oferta –la credibilidad- y la comunicación porque, si esta práctica se generalizara, la capacitación de los profesionales se mediría por la billetera de su compañía o cliente. Y, en un entorno así, se diluye el valor añadido que ofrece el buen comunicador.

Ojo pues con el cortoplacismo: no sea que pensar solo en los resultados publicitarios y el informe de presencia mediática de mañana, nos deje sin nada que valorar pasado mañana.

Sobre todo esto, desde una óptica humorística, hablo en un relato de ficción incluido en mi libro “Comunicación POP: del periodismo de marca a la marca personal”, que os podéis descargar aquí

6 comentarios:

  1. Solo diré: busca malas informaciones sobre Coca Cola, El Corte Inglés, Mercadona... todos ellos 'paradigmas' de la buena comunicación... Es triste decirlo, pero al final los medios de comunicación, como los conocemos hasta ahora, se dedican a crear opinión por parte del 'poder' ya sea económico o político. Lo bueno es que ahora la gente puede tener acceso a otras informaciones y sobre todo, a publicar aquello que consideremos en redes sociales, web.... Por esto, creo que no estamos tan mal. Los que sí lo están son los medios tradicionales (y los no tanto) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, me quedo con que no estamos tan mal :-)

      Eliminar
    2. Déjenme unirme a la conversación. Yo opino que si estamos mal y no podemos librar de ello a los medios digitales (blogs, redes sociales…). Ofrézcanle contenido , que sea interesante para todos, a un blogger de éxito (no todos y en todos los sectores) y te pasará su tarifa de publicidad.

      Veo que estos en lugar de en comunicadores se han convertido en agentes de cuentas porque al fin y al cabo lo que interesa es un buen rédito económico en el blog, con el problema de que muchos (no todos y en todos los sectores) no hacen de gatekeeper porque no saben o no quieren.

      Yo sitúo el problema en la empresa y en el medio cuando se comporta como una empresa normal: El resultado una crisis periodística por un lado, publicitaria por otro, reputacional a medio camino y sistémica en el fondo. Hemos perdido el contacto con los que en verdad importan, si es que alguna vez lo hemos tenido claro está.

      Eliminar
    3. Gracias por tu opinión. En todo caso, pensemos que esto no es lo habitual..en uno y otro lado.

      Eliminar
  2. El texto tiene razón, es algo que pasa, tristemente. Ahora bien, también toca la valoración de la otra parte, la de las agencias de comunicación que hacen "estudios de rentabilidad" que miden el ancho y el largo de una noticia, si lleva foto o no, y a continuación cogen la tabla de precios de publicidad del medio en cuestión y le dicen al cliente lo que le habría costado la publicidad y lo que se ha ahorrado - obviando el diferente impacto de una noticia y una inserción publicitaria -.

    Haberlas, como dicen los gallegos, "haylas", y también son causa de haber llegado a esta situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón..aquí no hay culpables..Como digo en el texto, es una responsabilidad de todos, comunicadores y periodistas anclados en un modelo caduco.

      Eliminar