lunes, 5 de enero de 2015

Los aprendices de “influencer” no pagan 1.500 euros por entrenar la mirada



Empieza el año con todo un jarro de agua fría para el negocio creado en torno a la figura de los “influencers”, ese emergente grupo poblacional donde se mezclan genuinos moduladores de climas de opinión junto a arribistas que se perfuman cada mañana con el humo de la hoguera donde quemaron palabras de otros.  En el pandemónium digital, donde el conocimiento se confunde con la agilidad para teclear una búsqueda en la Wikipedia o el número de seguidores en una red social, es fácil hacerse pasar por lo que no se es.

El caso es que, para pasmo general y decepción de los mercachifles de la influencia, el bloguero y diseñador de moda Pelayo Díaz –“digital influencer” según su perfil en Twitter- ha tenido que suspender su “master class” donde pretendía cobrar 1.500 euros por adiestramiento en materias como el “entrenamiento de la mirada”.

El joven autor del blog Katelovesme, que cuenta con más de 47.700 seguidores en Twitter y 160.000 en Instagram, no ha logrado convencer a un número suficiente de personas sobre las bondades de su curso y ha tenido que emprender rumbo, con su bolso de Vuitton bajo el brazo, a otras latitudes en las que su talento seguro que será justamente reconocido.

Quizás en su caso el precio del curso hubiera sido adecuado al valor de lo aprendido en él, pero esperemos que su desafortunado ejemplo reduzca la capacidad pulmonar de los desaprensivos que, al socaire de la necesidad de algunos y el éxito legítimo de otros, tratan de inflar desmesuradamente la burbuja de la influencia digital.

También para poner en valor a los verdaderos “influencers”, porque haberlos haylos. Es posible que el propio Pelayo sea uno de ellos, pero confieso mi ignorancia sobre su trayectoria profesional.

Más información, aquí

3 comentarios:

  1. Hola David, plantéate una receta en la que los ingredientes fueran entrenamiento de la mirada, gestión de redes sociales y actitud y negociación. Creo que la ensala que saldría sería apta para pocos estómagos. Sólo faltaba "enseñanzas de bajar la basura en bata y parece kim kardasian".

    ResponderEliminar
  2. Lo estoy organizando, lleno el palacio de los deportes seguro :-)

    ResponderEliminar