martes, 23 de septiembre de 2014

La empresa sin comunicación está desnuda


Este cuadro de Alfonso Fernández llegó a mí a través de Semíramis González, que compartió la imagen en Twitter. La publico aquí porque, desconociendo las intenciones del autor, del que nada sé, me parece que ilustra bien cómo se puede encontrar una empresa que no apuesta por una gestión inteligente de la comunicación.

Desnuda, expuesta a las miradas ajenas, sin respuestas en medio de una turbamulta de públicos inquisitivos –solo algunos de ellos periodistas-; asustada, incapaz de decidir sobre su propia imagen, vulnerable.

Por ello este breve post no va dirigido a profesionales de la comunicación, sino a directivos con otros perfiles que siguen preguntándose sobre la importancia y la rentabilidad de dicha actividad en el seno de las organizaciones. Solo un consejo para ellos: exploren en Twitter el “hashtag” #WPRF2014 que ha agrupado las conversaciones desarrolladas en el marco del congreso mundial de comunicadores que se ha celebrado en Madrid.  
 
Y luego observen a la mujer del cuadro y piensen que podría ser cualquiera de ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario