martes, 19 de agosto de 2014

El periodismo que busca beneficiar a anunciantes no beneficia al periodismo ni a los anunciantes


Son tiempos muy duros para la profesión periodística, más vulnerable que nunca -en democracia, claro- a los intentos de manipulación. Las cuentas no cuadran, los viejos modelos de negocio no acaban de encontrar sustitutos rentables y, en los muros que separaban la redacciones de los departamentos comerciales, se abren cada día nuevas puertas.

En las empresas, ejecutivos de comunicación, marketing y publicidad –también aquí las fronteras entre estas áreas se han tornado más borrosas-  se frotan las manos imaginando titulares pactados que, de tanto uso, han vaciado de contenido el concepto de liderazgo. En el primer capítulo de mi libro, de reciente publicación, abordo este asunto a través de un relato de ficción con tono paródico.

Esta falta de independencia de los distintos poderes, ha sido destacada en un estudio europeo sobre la situación del periodismo, que se hace eco del informe anual de la Asociación de la Prensa de Madrid.

http://journalism.cmpf.eui.eu/maps/journalists-status/
Si cruzamos el Atlántico -pues esta situación es global- estos días se ha desvelado una información que afecta a la editora de Sports Illustrated, que ha despedido recientemente a 500 empleados. Según se afirma en Gawker.com entre los factores a tener en cuenta para decidir los despidos figura el beneficio que los anunciantes obtienen de los textos de cada redactor. La tabla que, según parece, utilizan para calificar a sus periodistas es esta:

Por todo ello, hay que repetir una vez más lo que debería ser obvio para cualquiera que se dedique a la comunicación y al periodismo: un medio sin credibilidad no sirve para construir la credibilidad de otros. 

Ante cualquier tentación de manipulación, creo que anunciantes y medios deben reflexionar sobre si los titulares halagüeños, y a menudo irrelevantes, de hoy pueden dejarnos sin los titulares que, como empresas y también como ciudadanos,  necesitaremos mañana.

4 comentarios:

  1. Llevo un par de años leyéndote. Siempre lo hago con interés porque los temas sobre los que escribes me gustan. Pero cada vez que lo hago, cada vez que entro en este Blog, es cuando me doy cuenta de que la situación, en torno al periodismo y su prima la comunicación, está cada día peor, y que no va a cambiar ni mejorar por mucho que nos empeñemos.

    Además, siempre denoto en un cortés aire de optimismo que no te crees ni tú. Pero tampoco necesita esto más vueltas. Todo está diágnosticado, tratado, y hay hasta quien escribe libros sobre el asunto.

    Lo único que tengo claro es una cosa: si el periodismo ha cambiado, si las audiencias han cambiado, si las herramientas han cambiado, si la sociedad ha cambiado, si los accesos a la información han cambiado... ¿POR QUÉ NARICES SEGUIMOS LLAMANDO PERIODISMO A LO QUE NO LO ES? Soy de los que piensa que el Periodismo (contar historias que unos quieren leer porque les interesa y atañe, contrastando fuentes, y removiendo conciencias, ajenos al poder y su control) seguirá existiendo.

    Ahora bien, el problema es que lo que se hace actualmente no es eso, entonces, ¿POR QUÉ NARICES SEGUIMOS LLAMANDO PERIODISMO A LO QUE NO LO ES? No critico las webs que tratan sobre contenidos comprados, ni los medios politizados que solo hablan bien de un partido, o de los medios que escriben desde un PRIsma SAliente cuyo accionariado está comprado... Incluso el Periodismo de Marca puede ser una alternativa a explorar, y no me gusta el nombre para ese apellido...

    Pero todo lo que no sea eso, ¿POR QUÉ NARICES LO SEGUIMOS LLAMANDO PERIODISMO?

    Tonto no soy, y sé por qué hay quien llama periodismo a lo que no lo es. Simplemente por revestir de formalidad lo que no lo es. Decir "reunión de amigos" en vez de "botellón" es ideal, pero llega un momento en que si siempre terminas borracho en esa reunión de amigos, tendrás que llamarlo botellón.

    Pues bien, ese momento está llegando, alguien debe empezar a llamar a las cosas por su nombre, guste más o menos. Y si mañana hago una review de un móvil Samsung porque Samsung me paga, no diré que es periodismo, sino... información de móviles, o lo que sea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl, tu comentario como siempre es valioso aunque me entristece la frase "cada vez que entro en este Blog, es cuando me doy cuenta de que la situación, en torno al periodismo y su prima la comunicación, está cada día peor". Yo creo que, todo lo contrario, ahora que está mejor o en vías de estarlo porque la única manera de curar al enfermo es acertar con el diagnóstico. Y, por fortuna, ahora hay muchos médicos diagnosticando, tantos como lectores.

      Eliminar
  2. Ojo, ojo... No es lo mismo "estar" que "en vías de estarlo".

    Pongo un ejemplo muy sencillo. En este país, en castellano, es una misión imposible leer algo sobre el asunto Palestina-Israel sin estar contaminado... Es este país, en castellano, es una misión imposible leer buenos temas de actualidad sobre empresas tecnológicas que no estén vendidos o comprados.

    Hay excepciones, sí, pero una excepción no puede representar el "ahora está mejor". ¿Puede "estar en vías"? Sí, no soy tecnófobo ni nada de eso. Las herramientas harán un mejor periodismo, pero mi debate va en esa línea, la de no "arrejuntar" periodismo con "otras cosas".

    Insisto en esa idea: si seguimos confundiendo el periodismo con lo que no lo es, todo dará lo mismo, y todo valdrá, pero la sociedad saldrá perdiendo. Si se separa el periodismo de "otras cosas", e insisto, no las catalogo de mejores o peores, todos saldremos ganando.

    Y por cierto, que tu Blog me haga reflexionar no debe entristecerte, jeje. Todo lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es imposible leer esas informaciones que dices, doy fe, de hecho tú has escrito alguna de ellas.. En cuanto a la terminología, no es nueva la confusión que no ha impedido nunca la existencia de ese periodismo que entendemos como real, aunque ahora que lo pienso..¿qué es la realidad?. .-)

      Eliminar