miércoles, 26 de febrero de 2014

Redes de telecomunicaciones que tejen redes de afectos

Más allá de redes, aplicaciones, dispositivos o pantallas, las tecnologías de la información y la comunicación adquieren su verdadera razón de ser cuando ponen en contacto a personas. 

Llevo unos 14 años trabajando, de manera directa, en el mundo de las operadores de telecomunicaciones y doy por bien empleado cada momento si he contribuido en algo a hacer posible que alguien haya experimentado algo similar a lo que sentí yo ayer al recibir este mensaje de mi hija.


 Por suerte me equivoqué hace 22 años.

5 comentarios:

  1. ¿En qué te has equivocado?

    Mi hermana vive en un pueblo de Badajoz, y si no "traga" con los azueles, no puedo escribirle correos, ni a WhatsApp... y lo que es peor, ni llamar... Y lo mejor de todo, que mi cuñado, cuyo pueblo de origen está muy cerca de este que te hablo, no puede leer tu Blog... Y ahí, sin los azules, los verdes, los naranjas o los rojos... Nada de nada...

    12 años después de que escribieras eso, sigue habiendo gente en España que no puede comunicarse. Minoritarios, sí, pero a veces todo avanza despacio, aunque no lo creamos, aunque no nos guste, o peor, siendo así y gustándonos la idea, luego en realidad no queremos que sea lento...

    Somos un caos humano...

    ResponderEliminar
  2. Comunicarse "tecnológicamente"... Todo lo demás, lo tienen...

    ResponderEliminar
  3. Dios, es verdad, 22... Yo casi no había nacido...

    ResponderEliminar
  4. ¿Telefonía fija tampoco? Tenía entendido que con el Track se aseguraba el acceso "universal". A velocidad de pedal, eso sí...

    ResponderEliminar