martes, 20 de agosto de 2013

Marcas moldeadas por la voluntad de los consumidores


El concepto “prosumidor”, acuñado en los años 70, y que recibió el impulso definitivo a raíz de la publicación del Manifiesto Cluetrain, se halla íntimamente ligado al desarrollo tecnológico, en especial al avance en las tecnologías de la información. Pero el impacto de la voluntad de los consumidores sobre las marcas no se limita al mundo Groundswell, y éstos también pueden moldear a su antojo las propuestas de comunicación de las compañías en el terreno analógico, con resultados sorprendentes e, incluso, divertidos.

En estos días hemos asistido a dos ejemplos que ilustran estas dos tendencias: el primero de ellos, ha tenido lugar en un territorio delitimado por una cerveza fresca y un plato de aceitunas; el segundo en un entorno también social, pero digital.

Así, el dueño de un bar de tapas en Málaga ha afilado su ingenio para ahorrarse unos euros, transformando el rótulo que respondía al uso anterior del local. De esta forma, la marca de telefonía “Orange” ha mutado en “Genaro”, tal como podemos ver en la simpática imagen.


En el otro ejemplo, una plataforma de ciudadanos se ha movilizado en internet para pedir a los anunciantes de un programa su retirada del mismo.

“Retiren inmediatamente su publicidad de Campamento de verano . Si no lo hacen, ni yo ni mi familia volveremos a ser clientes suyos y animaré a mis amistades a boicotearles”, dicen los firmantes en correos electrónicos enviados a las empresas.

Con independencia de las buenas intenciones que pueda haber detrás de plataformas de consumidores que se organizan en estas campañas, urge reflexionar sobre este tipo de acciones que, en España, siguen el camino iniciado en el llamado Caso La Noria

Llevadas a su extremo, se corre el peligro de censurar programas de manera injustificada haciendo que cientos o miles de personas organizadas a través de redes sociales impongan su voluntad a millonarias audiencias. Todo ello erosionando, además, la libertad de las empresas para elegir las vías de comunicación con sus clientes actuales o futuros y el derecho de éstos a ser informados.

Si se me permite la exageración, lo siguiente puede ser boicotear documentales sobre naturaleza que, a menudo, contienen escenas de sexo y violencia cuya contemplación puede molestar a algunas personas.



2 comentarios:

  1. Estamos de acuerdo, salvo en que considero importante señalar que creo que a Pablo Herreros le movió un interés honesto y en este caso no.

    Aquí mi visión sobre el asunto Marcos de Quinto e Ignacio Arsuaga de Hazte Oír: http://jorgesegado.com/2013/09/03/boicot-veto-la-responsabilidad-de-las-marcas-y-los-usuarios/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge por tu comentario y perdona retraso en responderte. Como ves no hago juicios de valor en el post, solo hablo del procedimiento y las consecuencias que puede tener. Me siento poco capaz de valorar la motivación de cada cual aunque sienta más afinidad, como tú, por la iniciativa que emprendió Pablo. Saludos

      Eliminar