jueves, 6 de junio de 2013

Comunicación corporativa: Nuevos territorios de desintermediación

Comparto este vídeo que refleja una conversación que mantuve con el equipo de comunicación del despacho de abogados Cuatrecasas Goncalves Pereira sobre los nuevos retos a los que nos enfrentamos en nuestra profesión. Como veréis -tranquilos, es corto- la charla giró en torno a la necesidad de explorar estrategias de desintermediación en un entorno marcado por la crisis de los medios de información tradicionales. 

Hablamos del llamado "periodismo" de marca al que a mí me gustaría llamar de otra manera, pero me siento incapaz de encontrar la palabra adecuada. También me sucede con "desintermediación", expresión que resulta muy extraña en un momento como éste, en el coinciden los intermediarios de información más poderosos que ha habido nunca. Cuando hablamos de desintermediación pensamos en los medios de información tradicionales, que se ven desplazados por corporaciones multinacionales como Google, Apple, Facebook, Twitter, etc. Todos ellos, intermediarios en la era de la desintermediación.

Son territorios y tiempos nuevos que requieren códigos diferentes para ser descritos.

Antes de dar paso al vídeo, mi agradecimiento a Policarpo Aroca Oviedo, que tuvo a bien capturar y editar esta conversación.



9 comentarios:

  1. Al natural eres también tal como escribes David.

    Muy interesante el vídeo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Ramón :-) Aunque al natural soy bastante más torpe y, para desgracia de las féminas, feo

      Eliminar
  2. Dos cuestiones:

    1. "Mejor para los profesionales, mejor para las empresas y mejor para los entusiastas de la comunicación"... Muy bien, pero, ¿y mejor para los usuarios/clientes/lectores? Creo que no dejamos de hacer cosas mirando el ombligo, pero olvidando si esto interesa o no...

    2. Antes había, más o menos, unos 5 o 6 medios nacionales, unas 4 o 5 revistas masivas, y unos 10 o 12 medios regionales potentes... Luego mucha basura... Pero ahora, si cada marca, cada empresas, y cada fulano en particular es un prescriptor de contenidos e información, tenemos 300 o 400 canales comunicativos... Si mi tiempo es finito, al final se oirán los mismos mensajes de las mismas empresas (y fulanos) que antes... Los que tienen plata.

    El mercado filtrará, pero ese filtro tendrá su dueño igualmente. Por eso creo que está muy bien todo esto, pero es muy "lampedusiano": cambiemos todo para que Rep..., Tel..., BBV... sigan siendo quieren controlan el flujo de información.

    Nos engañamos creyendo en nuevos proyectos, en nuevas ideas y en nuevas chorradas. Todavía no he visto, por ejemplo, ninguno de estos nuevos medios investigando por qué ciertas empresas ganan siempre ellos los contratos de la Administración... Luego veo sus anunciantes, y lo entiendo. Crecer sobre la mentira de la pluralidad, las nuevas oportunidades, etc, etc, es construir de nuevo el mismo modelo de hace 50 años, solo que ahora con Twitter, dejando opinar a las masas.

    ¿Sigo? No, no lo haré, porque quiero ser parte de esa trampa, y ser claro, directo y contando las cosas, no se entra...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raúl, respondo:
      1. También para los usuarios/clientes/lectores que tendrán más fuentes para contrastar y más información.

      2.- Yo es que soy lampedusiano, a mi pesar, pero con un matiz..Hace falta que algo cambie para que todo siga un poco menos igual.
      y en eso ando.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Es complicado explicarle a un cliente que los objetivos en PR ya no se van a medir en cobertura, las agencias deberían ir más allá, pero los clientes pocas veces "arriesgan"

    Una reflexión muy muy interesante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia. En realidad casi nadie en ningún sitio arriesga. A no ser que sea un osado (pocos) o esté desesperado (más), como digo en el vídeo. No sé si es un consuelo pero es lo que hay :-)

      Abrazos

      Eliminar
  4. No estoy de acuerdo con dejar de tener una planeación estratégica a mediano y largo plazo, es obvio que el día a día trae sus afanes, pero es real que una planeación ayuda a visualizar desarrollos, responder posibles inconvenientes y mantenerse en el mercado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, pero la incertidumbre obliga a que ese plan no se convierta en dogma de fe, que sea flexible, tanto como exige la realidad, tan imprevisible. Gracias por comentario

      Eliminar