lunes, 5 de noviembre de 2012

La política frente a la idiotez


Política:
9. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Idiota:
Del griego διώτης, idiōtēs, de διος, idios (privado, uno mismo). Empezó usándose para un ciudadano privado y egoísta que no se preocupaba de los asuntos públicos.

Hace días batí récords en lo que se refiere a expulsiones de colectivos de representación ciudadana: me echaron de una asociación vecinal recién constituida, antes de entrar en ella. Y todo porque critiqué en su espacio virtual la falta de responsabilidad mostrada en un asunto local por los distintos partidos que han gobernado en la ciudad en la que vivo. Hablaba de decisiones políticas tomadas por políticos, y eso pareció poco constructivo ya que podía "generar tensiones entre vecinos".

Traigo a colación esta anécdota personal tan intrascendente porque me parece que puede servir para retratar una forma de ejercer la ciudadanía que no termino de entender.

Estamos llegando a un punto en que la palabra "política", entendida ésta como participación activa en los asuntos públicos, se destierra de las conversaciones cotidianas, como si pronunciarla fuera síntoma de mal gusto. 

Y así parece que debe discurrir nuestra vida como animales sociales: entre el "no nos representan" y el "yo de política no entiendo" de una ciudadanía que se autoexcluye de la toma de decisiones que afectan a la "res pública", así más res que nunca. 

Pero ojo, porque de la desafección por la política y por (todos) los políticos al fascismo hay un camino muy corto, un hecho éste que se olvida -quiero pensar que es olvido- con frecuencia. Así, encaramados a sus tribunas, algunos líderes de opinión afirman que no es momento para que haga política la ciudadanía, a la que invitan a preocuparse sólo de trabajar y sacar el país adelante en estos tiempos tan difíciles. Como si ambas cosas no fueran compatibles, incluso necesariamente compatibles.

La crisis no parece tener fondo y, en mi opinión, los ciudadanos debemos asumir nuestra responsabilidad para, desde una actitud crítica y constructiva, defender un modelo de sociedad democrática basado en los viejos ideales europeos de libertad e igualdad como vertebradores del progreso.

Un modelo ideológico que, con sus carencias y contradicciones, ha hecho que Europa sea, durante décadas, uno de los escasos islotes de paz y prosperidad en un mundo azotado por la guerra y la pobreza.

Y creo que esto supera cualquier tipo de reivindicación política partidista para convertirse una cuestión de pura supervivencia. Porque la triste realidad que nos rodea es mucho más que el punto más bajo de una curva descendente en una gráfica tradicional de ciclos económicos. Así que, o todos aportamos alguna línea al discurso que define el debate público, o éste desaparecerá.

Y el silencio es el entorno preferido por algunos para realizar prácticas de tiro.



6 comentarios:


  1. Gracias por la reflexión y la denuncia, David. El silencio y el desapego de la POLITICA, entendida como ciencia para la organización del Estado y el desarrollo del ser humano en sociedad, son la principal amenaza sobre todos.

    Siento que esa asociación incurra en prácticas desgraciadamente muy extendidas hoy en instituciones, empresas y particulares.

    Lo digo con conocimiento de causa y enorme tristeza, vergüenza, por haberme visto en situaciones similares ante organizaciones que deberían velar y defender los derechos ciudadanos y las libertades de todos y cada uno de nosotros, ciudadanos de un país libre y democrático por el que algunos luchamos por encima de siglas y partidos, con independencia y nuestras ideas como seña de identidad.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario prensa14. Como dice hoy El Roto, "nos cierran las persianas y dicen que es de noche"..y, en mi opinión, la única manera de que vuelva a pasar la luz del día es con el compromiso de todos.

    ResponderEliminar
  3. It's like when i and other service providers in the state sector inform the service users about the effects of the anti crisis measures, we are told we are being political. Don't they want people to take part in the democratic process? Isn't being political just that? Is it really negative to be political? Do they really want to eliminate debate? Do they want voters who are not politically informed and engaged? And if they do, is it because their policies do not stand up to scrutiny?

    ResponderEliminar
  4. Oye pues diste entonces en el clavo, pero vamos tampoco es que la situación haya cambiado, en todo caso empeorado. Creo que hemos llegado a un punto en el cual esta muy mal visto hablar de política en ámbitos abiertos, un grave error porque al fin y al cabo esto sólo beneficia a los que ponen barreras a la política, es decir a los que están dentro.

    Y dicho lo anterior los que hoy callan en Twitter sobre este tema creo que se retratan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tremendo, como si la política no fuera patrimonio nuestro. Puf, acabo de contestar en tuiter: puede que la gente esté harta de política, y que el pez esté harto del agua. pero fuera nos ahogamos.Y nos estamos ahogando.

      Eliminar