lunes, 21 de mayo de 2012

Un lector ante la crisis de la prensa (VI): Periódico menguante e información creciente


¿Que hacemos con el papel?. Pues la respuesta es complicada pero, en mi opinión, seguirá existiendo mientras que tenga influencia. Y hoy la tiene. Además, este valor podría incrementarse si los periódicos dejaran de publicar noticias del pasado y apostaran por el producto fresco del análisis y la contextualización, también la opinión basada más en hechos y menos en, por ejemplo, filias y fobias ideológicas.

Y otra idea a vuela pluma: ¿y si se abandonara la estructura diaria por secciones y éstas se tradujeran a días de la semana?. Imaginemos un lunes dedicado al análisis económico, un viernes a la cultura, espectáculos y escapadas, un sábado al deporte.. Y la información general, la del entorno, ya sea global o local, en la red con un modelo “freemium”, quizás.

Una presencia digital que serviría para obtener ingresos publicitarios, apoyar al papel y promocionar a las firmas más destacadas que se ofrecerían en la plataforma digital común, cerrando así el círculo de la “coopetición” entre grupos editoriales.
Mucho verbo en modo condicional. Y el caso es que, como apuntaba antes, más allá de las elucubraciones más o menos certeras de los múltiples teóricos que se afanan en encontrar respuestas a esta cuestión, la condición “sine qua non” para la superviviencia de la prensa es que existan consumidores de su producto.

Personas que reconozcan el valor de la información y que estén dispuestas a pagar por ella. Público –y aquí llega lo difícil- suficientemente numeroso como para mantener una industria, aunque sea una industria pequeña. 


Por desgracia para la prensa, sólo contará con consumidores de sus productos si, entre todos, revalorizamos el papel de la información, modificando estructuras ya obsoletas y generando un ecosistema social, educativo, económico, cultural, etc., comprometido con el progreso global y que precisa confinar entre sólidos muros de conocimiento la evanescente futilidad.

Hablo de cambios en formas de pensar; de hecho, en volver a apostar por la razón y por las herramientas que permiten construir el pensamiento racional. Y en este entorno, la información siempre ha desempeñado un papel protagónico.  Antes de sonreir ante la candidez de esta sencilla propuesta pensemos en si existe otra alternativa posible. En la respuesta a esta pregunta nos jugamos el futuro.

1 comentario:

  1. No me consideraré más apocalíptico que el mismo demonio, pero la prensa está muerta.

    Ya, aseveración dura y sin fundamento, pero aquí estamos para eso. Hablar del papel es hablar de una industria de la que se alimentan 4 barrigas muy selectas. Ese es el problema. Hablar del papel es hablar de aferrarse al control de un poder que ya no se puede controlar.

    Los males de la prensa en papel son tantos que la locura es intentar "arreglar" ese problema en vez de plantear nuevas alternativas.

    ResponderEliminar