lunes, 21 de mayo de 2012

Un lector ante la crisis de la prensa (III): ¿Un Spotify de artículos y periodistas?


Con el tiempo me he dado cuenta de que sigo más a periodistas que a cabeceras. En el ámbito profesional sé quién escribe historias que me pueden interesar y leo sus artículos sin, a menudo, abrir ninguna página más.

En lo personal el espectro de intereses es mucho mayor, y quizás ahí sí me interese una información más variada, que me permita hacerme una idea más certera del entorno en el que vivo. Análisis y reportajes que ofrezcan ciertas coordenadas para encontrar alguna salida al laberinto en el que nos hallamos.

La tensión entre lo profesional y lo particular, lo especializado y lo general, quizás lo efímero y lo permanente, ya marcan distintos contenidos, soportes y tecnologías. La distinción entre lo digital y lo analógico parece que puede ser la solución a estos conflictos.


Pero el caso es que, cuando pienso en la prensa, lo hago en genérico, sin apenas pensar en cabeceras. Esto es, no me importa tanto el nombre que aparece encabezando la portada como quién firme el artículo, trabaje donde trabaje.

A menudo pienso que me gustaría editar mi propio medio utilizando herramientas de agregación de contenidos, accesibles a través de soportes digitales, para revisar cada mañana a mis periodistas de cabecera, escriban donde escriban.

¿Y pagaría por ello?. La respuesta es sí, y por un precio similar a lo que cuesta un –sólo uno- periódico en el quiosco. Pero la siguiente pregunta quizá sea más complicada: ¿A quién pagaría?: ¿Al periodista?, ¿al medio?, ¿a una plataforma común desarrollada por grupos editoriales que “representara” a periodistas de distintos medios?.¿Una especie de Spotify de artículos periodísticos?

Quizás sea ya el momento de que los distintos grupos, que ya han planteado iniciativas comunes en el mundo digital relacionadas con el auge de nuevas plataformas de acceso a la información, lleven su colaboración un poco más allá.

El valor de estos grupos se corresponde con el valor que aportan sus periodistas y, por tanto, éstos deben ser los que protagonicen el futuro –si lo hay- de las empresas periodísticas. El modelo de negocio del futuro es, pues, el mismo que fue en el pasado: la información de calidad elaborada por profesionales capacitados para ello.

Imaginemos que una mañana enciendo mi tablet y entro en mi agregador de contenidos en el que me encuentro con los periodistas que me interesan en un medio editado a mi medida. Profesionales que podrían cobrar en función de las visitas o descargas de sus informaciones, compartiendo ingresos con la plataforma común de empresas editoriales.


2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con el planteamiento que expones. Es más, lo llevaría más lejos: ¿Por qué depender de esos grandes grupos editoriales que son, en buena medida, los que cercenan cada día al periodismo y las informaciones? Hace tiempo que llevo dándole vueltas a una plataforma como la que mencionas en la que solo habría reportajes y crónicas extensos, donde el espacio para el texto fuera el necesario para escribir la historia de manera coherente y con contexto; una plataforma donde el periodista pudiera cobrar por número de descargas y el lector eligiera qué quiere a un precio competitivo

    ResponderEliminar
  2. Eso que dices tiene todo el sentido...pero quizás la fórmula sea mixta de cara al futuro. Los cambios en la industria musical no han acabado con la necesidad de muchos artistas de contar con el apoyo de la industria, si bien ésta ha reducido su tamaño e influencia. La realidad es compleja y las soluciones serán también complejas, hasta que las tendencias puedan convertirse en sólidas realidades.

    ResponderEliminar