miércoles, 30 de mayo de 2012

Un buen gobierno no comunica mal


Esta semana se presentó la XVI Edición del Anuario de la Comunicación de Dircom, la Asociación de Directivos de Comunicación, a cuya vocalía de Innovación y Nuevas Tecnologías me honra pertenecer. En este acto, la Secretaria de Estado de Comunicación del Gobierno, Carmen Martínez de Castro, afirmó algo así como: “somos un buen gobierno pero un mal comunicador”, según recoge en su blog Luisa Alcalde, Presidenta de Dircom de Castilla y León.

Cuando me llegó esta frase a través de Twitter me quedé muy sorprendido y, hasta cierto punto, decepcionado. Entiendo, por lo que he leído sobre el acto, que se trataba de un comentario lanzado a la ligera, una frase que algunos de los presentes han calificado como una broma. Pero, dejando a un lado que no me quedó claro qué parte de la oración era la jocosa, sí me parece que comentarios así no benefician a los comunicadores.

Imagínense por un momento a un juez diciendo “imparto bien justicia, pero me equivoco cuando dicto las sentencias”; o a un profesor afirmando “soy una eminencia en mi materia, pero no sé cómo explicársela a mis alumnos”; o a un comerciante que proclamara “soy gran vendedor, pero no tengo ni idea de cómo hacer atractiva mi mercancía”..Absurdo, ¿verdad? Pues algo así es lo que ha dicho nuestra Secretaria de Estado ante un foro formado por expertos comunicadores que celebraron con sonrisas la ocurrencia.

No quiero ser injusto porque yo no acudí al acto y quizás estoy sacando de contexto una anécdota intrascendente, pero esas palabras me parece que sirven para ilustrar la poca consideración que sigue teniendo la comunicación en nuestro país. Y eso a pesar de la gran labor realizada por Dircom en sus recién cumplidos 20 años de existencia.

Y, más allá de lo que afecta al prestigio de la profesión que me da de comer, me preocupa que, en un momento como éste en el que España se está jugando su futuro y tan importantes son las apariencias para construir una marca sólida de país, la máxima responsable de comunicación en el gobierno pueda considerar que su labor es ajena a la acción de gobernar. Aunque sea de manera inconsciente, siquiera por hilar un juego de palabras con el que ganarse a la audiencia.

No me imagino al Ministro Luis de Guindos diciendo algo así sobre sus responsabilidades ante, pongamos por ejemplo, sus homólogos en la Comisión Europea: “Tranquilos, el Gobierno español lo hace fenomenal, pero es que en economía no andamos muy versados” (risas en el auditorio).

José Manuel Velasco, Presidente de Dircom, escribía no hace mucho en su blogLa marca España requiere un liderazgo claro que impulse un plan compartido por todos los potenciales ejecutores… necesita un fuerte impulso de comunicación, tanto interna como externa”. No puedo estar más de acuerdo y, para ello, es preciso que la comunicación se considere elemento estratégico en la toma de decisiones del Gobierno, algo inherente a la acción de gobernar. Hoy más que nunca.

No sólo por la transparencia exigible a toda Administración, sino porque el propio hecho de comunicar -de comunicar bien, mejor dicho- trasladará una imagen de confianza en el país en un momento en el que, huelga decirlo, se necesita más que nunca. Así que, volviendo a la frase que ha motivado estas líneas y a riesgo de parecer huraño: Si el gobierno comunica mal es que es un mal gobierno.

Seguro que la señora Carmen Martínez de Castro enderezará el rumbo de una comunicación que, en un gesto de humildad, ella misma consideró mejorable.

4 comentarios:

  1. Muy buena reflexión, David. Yo, que estuve en la jornada y oí esta declaración, debo decir que no la entendí en referencia a ellos sino como opciones teóricas: gobierno bueno, comunicación buena; gobierno malo, comunicación buena; gobierno malo, comunicación mala y gobierno bueno, comunicación mala. Ojala hubiera entonado un "mea culpa" porque la ocasión la merecía pero ni este día ni unas semanas antes (en una jornada de la APD) escuché de la secretaria un mínimo análisis de situación.
    Efectivamente, la comunicación no hace buenos a los malos pero si puede hacer malos a los buenos si no se sabe contar adecuadamente lo que se está haciendo.
    Lo más grave de todo esto es que una señora del nivel de responsabilidad de la secretaria de estado de comunicación no aprovechara un foro como este para poner encima de la mesa lo que el gobierno no está sabiendo hacer en materia de comunicación y la necesidad de hacer una autoevaluación suficientemente profunda y profesional para dejar de tratar a la ciudadanía como si fuera imbécil de remate. Ella es una de las grandes responsables de que esto esté pasando y en ninguna de las dos ocasiones he visto la más mínima señal de autoanálisis.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pirata. Los de la autocrítica no se lleva mucho por estos pagos. Y así nos va.

    En cuanto a que la comunicación no hace buenos a los malos..yo siempre digo que a los feos, como mucho, la comunicación los hace resultones. Pero para que fueran guapos se necesitaría cirugía plástica, no comunicación :-)
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, este doble truco que esta utilizando el Gobierno tiene guasa. "Nosotros hacemos bien las cosas, si no gustam es porque, uno, no sabemos comunicar, dos, sois cortos y no entendéis nada".

    La moraleja es que ellos no se equivocan.

    En fin, la comunicación es importante, pero no todos siguen sabiendo qué hacer con ella.

    ResponderEliminar
  4. Hay que decir, en su descargo, que la situación es muy difícil. Y no sólo desde el punto de vista de la comunicación. Lo triste es que, desde los distintos gobiernos, están más pendientes de difundir propaganda que de comunicar. El "y tú más.." que tanto daño nos hace a todos.

    ResponderEliminar