lunes, 21 de mayo de 2012

Un lector ante la crisis de la prensa (I): La atracción por el abismo

Empiezo una serie de entradas sobre la prensa y su futuro. Como es costumbre cuando se aborda este peliagudo asunto, hay más preguntas que respuestas. Sin embargo, como novedad, en este caso las preguntas y algunas respuestas se plantean desde la perspectiva del lector de noticias, del consumidor de la información. Una última observación previa: En realidad, esta serie de entradas forman parte de un mismo texto que he troceado para hacer su lectura menos heroica. Los más osados pueden leer el texto completo, sin descansos, navegando de post en post.

Cuelgo el teléfono a un periodista y amigo recién salido de la asamblea de trabajadores de su periódico, en el que se ha puesto en marcha un (otro) expediente de regulación de empleo.

Una vez más, nuestra conversación ha girado en torno a las dificultades de adaptación de la prensa a un ecosistema nuevo, caracterizado por lo digital y lo social en red, en el que la información es omnipresente y fluye a través de múltiples plataformas tecnológicas y en el que –terrible paradoja- la “carne” de periodista está más barata que nunca.

La reducción de la inversión publicitaria, la pérdida de credibilidad, las dificultades para dar con un nuevo modelo rentable de producción y distribución de la información, cuando no el simple desinterés de la ciudadanía por las noticias, son algunas de las razones que se aducen para explicar la situación actual.


Sombrío panorama en el que raro es el día que no nos despertamos con el cierre de algún medio o el despido de periodistas. Trabajadores que, a pesar de los pesares, siguen siendo fundamentales en la construcción de una sociedad democrática saludable. 

La prensa se suicida todos los días a través de declaraciones de algunos máximos representantes de las empresas periodísticas o, con mayor frecuencia, con titulares y portadas que hacen dudar de la necesidad de que su existencia. Pero, más allá de esa extraña atracción por el abismo, la realidad es que el viejo modelo está agonizando pero nadie acaba de encontrar un sustituto que garantice la rentibilidad e influencia pasadas.

Algunas experiencias de cabeceras internacionales de prestigio aportan cierta esperanza pero los casos de éxito –quizás fugaces- no son siempre replicables en un país con uno de los más bajos índices de lectura de prensa de la Unión Europea.

Otras propuestas informativas que apuestan por la hiperespecialización e hiperlocalización se muestran viables, pero no parece ésa la vocación inicial de los “mass media”, aunque haya un interés creciente por explorar esa senda. 

Puedes seguir leyendo: El dilema del vegetariano

4 comentarios:

  1. Después de leerlo, solo me asaltan más dudas. Primera: ¿los que están a cargo de los medios, y se suponen, que nos guían hacia el nuevo modelo, son las personas adecuadas? Recordemos que muchos de ellos ya estaban presentes durante el cambio de la prensa en la transición española.

    Segunda, los periodistas deberíamos plantearnos tomar la iniciativa y ser nosotros los que emprendiéramos nuevas aventuras empresariales: la dependencia del empresario siempre nos pasa factuar. En este sentido, ¿nos falta valentía?

    Tercera: ¿Por qué no hacemos un poco de autocrítica los periodistas? Una noticia no es un texto en el que hablamos de que, por ejemplo, Salvados a vuelto a ser trending topic por su último reportaje...

    Y última, cuarta. ¿Es viable traer un modelo de éxito periodístico en otro país a España? Permíteme que lo dude. Cada país es un un mundo. Y España, ay... España...

    Gracias por el texto :)

    ResponderEliminar
  2. Si la prensa se dedica a recopilar declaraciones... o hacerse eco de sucesos que se cuentan el día anterior como chascarrillo en las redes sociales, para eso no hace falta comprar periódicos, ya se pueden leer esas declaraciones gracias a los gabinetes de comunicación de empresas, partidos, etc.
    ¿Dónde está el valor añadido? ¿Dónde está el periodismo de investigación? ¿Podría haber ahora un Watergate?
    Para la reflexión...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios. Por partes:
    Manuel: 1ªNo 2ªSí 3ªPor supuesto. 4ªDifícil en un país a la cola de lectura de prensa. España tiene un patrimonio fantástico que no sé si aprovecha: una lengua global.

    Maripuchi: La prensa sigue aportando gran valor añadido cuando ejerce de tal. Un reciente caso que me viene a la memoria http://www.nytimes.com/2012/04/22/business/at-wal-mart-in-mexico-a-bribe-inquiry-silenced.html?pagewanted=all

    ResponderEliminar
  4. Pues no abordas tú un tema peliagudo ni ná, amigo ;). Lo próximo, ¿un análisis sobre cómo erradicar el hambre en el mundo? :-)).

    Muchas felicidades por tu salto bloguero, David, y suerte con la aventura!! Un abrazo

    ResponderEliminar